Deep house es un subgénero del House originado en los años 1980 en Estados Unidos, donde inicialmente se combinaron elementos del Chicago house con el jazz-funk de los años 1980, y con toques del soul music. La duración de las canciones varía entre 6 y 10 minutos, con tiempos usualmente en el rango de 120 a 125 BPM. Este estilo de la música house está caracterizado por tener un sonido suave, sensual, cálido envolvente y bailable a la vez. Igualmente cuenta con efectos ambientales como reverb y delay. De la influencia del jazz y del soul se percibe el uso de acordes más allá de las tríadas, incorporando acordes de séptima, novena, suspendidos, alteraciones, etc. Este estilo de música house ofrece una mayor sensación acústica. A lo largo de los años el deep house ha ganado popularidad según Beatport, siendo uno de los géneros más vendidos.