Sin duda, uno de los momentos más emocionantes para los papás es escuchar el corazón de su bebé por primera vez. Después de vivir esa experiencia, se vive el embarazo con mucha más ilusión.

Ese pequeño músculo es el motorcito que nos indica que nuestro bebé se encuentra bien y está creciendo mucho. Es por eso que te invitamos a conocer esos maravillosos datos sobre el corazón de tu bebé:

¿Cuándo y cómo se forma el corazón?

Empieza a desarrollarse en la tercera semana de gestación, pero sus latidos son perceptibles hasta la semana 10 de embarazo.

En el centro del embrión hay un abultamiento que, junto a los primero vasos sanguíneos, va a convertirse en el corazón, y también en el resto del aparato cardiovascular.

¿En qué momento empieza a latir?

Ocurre hacia la sexta semana de embarazo. El corazón empieza a latir de forma regular, aunque en ocasiones el ultrasonido no detecta todavía los latidos, pues el embrión apenas mide un centímetro. Sin embargo, es posible que un ultrasonido sí detecte los primeros movimientos del corazón.

Una ultrasonido doppler amplifica el sonido y es posible escuchar el corazón del bebé, el cual latirá muy rápido (parecido al galope de un caballo). Incluso puedes observar el flujo sanguíneo con esta ultrasonido, lo cual ayuda a detectar problemas cardíacos.

¿Cuándo podré escuchar su corazón sin ultrasonido?

Será a partir de la semana 20, con ayuda de un estetoscopio o pegando el oído en la pancita de mamá. Podrás diferenciar sus latidos de los de la madre porque su corazón seguirá escuchándose muy rápido (entre 120 y 160 latidos por minuto).

¿Cuando se forma completamente el corazón del bebé?

También ocurre en la semana 20 de gestación, justo a la mitad del embarazo. El corazón del bebé ya cuenta con las 4 cavidades (dos aurículas y dos ventrículos).

¿Qué ocurre con su corazón después del nacimiento?

Al nacer, el corazón del bebe supera 1280 latidos por minuto. En cuestión de horas, cae a los 140. En el primer año de edad. estará en los 115 latidos por minuto. En una adulto, el promedio es de 70-80 latidos por minuto.

Conforme vaya creciendo, los latidos irán disminuyendo hasta regularizarse.

La importancia del sonido del corazón para los bebés

Los recién nacidos se tranquilizan al oír el sonido del corazón: es el sonido con el que vivieron durante 9 meses dentro de mamá, y por tanto, les brinda una sensación de protección.

Lo mismo ocurre con el sonido “sssshhh”, que es el que usamos normalmente para arrullarlos. Este sonido es muy parecido al flujo sanguíneo de mamá, el cual les recuerda lo bien que se sentían en la pancita de mamá.